Elección de la mesa de poker

poker

La elección de la mesa de poker es una decisión fundamental que determinará cuánto dinero puede ganar o perder el jugador de poker. La clave está en encontrar una mesa en la que la mayoría de los jugadores comenta más errores. Encontrando esa mesa a la larga la victoria está asegurada. Hasta el mejor de los profesionales del poker, sentándose en la mesa equivocada tiene grandes probabilidades de perder.

La mejor mesa de poker es aquella donde la mayoría de los jugadores están jugando al poker por diversión y no envidan mucho. Seguramente una mesa así no se encuentre muy seguido, pero seguramente esa sería una situación ideal para tener una buena ganancia jugando al poker.

Una clave, es no apostar a la ciega grande ni bien el jugador se sienta en la mesa por primera vez, debe esperar y observar. En pocas rondas comenzará a hacer una idea del nivel de juego de sus oponentes. Se debe prestar especial atención a las cartas que tienen los contrincantes al inicio y cómo las apuestan.

Generalmente los jugadores le ganarán dinero a cualquiera que esté jugando peor y se lo darán a cualquiera que esté jugando mejor. Eso significa que el jugador debería estar seguro de que es mejor que al menos la mitad de los jugadores de la mesa, y en una situación ideal mejor que todos ellos.

Si el jugador se está sintiendo frustrado luego de una derrota con buenas cartas de poker, o si la mesa está descontrolada, puede simplemente no participar, no necesariamente tiene que jugar todas las manos. Generalmente, esto es mejor que ser más selectivo dado que una segunda o tercera derrota consecutivas con buenas cartas puede fácilmente empujar a cualquier jugador a jugar poker con un mal estado de ánimo.

Además, es importante recordar que no debe jugarse al poker cuando no se sea capaz de tomar buenas decisiones. Lo que significa que no se debe jugar al poker cuando emociones como el enojo y la frustración estén afectando los pensamientos del jugador. Especialmente es una mala idea jugar poker cuando se está aburrido o cansado, de la misma manera que no se debe tomar alcohol cuando se participa de una partida de poker.


Close